bosque

Library

Vagueando un poco antes de irme a la cama me he topado con este video sobre la primera planta de la biblioteca del Imperial... Habrá que ver qué tal funciona en la realidad, pero tiene muy buena pinta. Me recuerda a la de la UPNa...

bosque

Atún rojo

Las versiones de unos y otros sobre el estado del atún rojo son como la noche y el día. En El País viene un artículo sobre el tema (y comentarios, por ejemplo el 28 es interesante).
Me parece curioso el razonamiento de los grupos que están a favor de ampliar las cuotas de pesca. Según ellos, si en sólo unos pocos días han sido capaces de "pescar" todo lo que les está permitido, quiere decir que hay atún a patadas. Nada tiene que ver que pesquen en la principal zona de cría de la especie, la tecnología para detectar los bancos ni las "jaulas" en las que capturan al banco completo.
Si alguno estáis interesados en firmar, hay una campaña de Greenpeace para pedir a la ministra de agricultura y pesca que cree una reserva para el atún rojo en el entorno de las islas baleares: http://www.greenpeace.org/international/en/campaigns/oceans/marine-reserves/roadmap-to-recovery/Save-the-bluefin-tuna-of-the-Mediterranean-/







Varias lanchas de Greenpeace fueron hundidas y uno de los activistas fue herido por un arpón.





bosque

La lógica de los números

Parece que las misiones del ejército Español, incluidas las que llevan en marcha ya unos cuantos años, pillan cada año por sorpresa a los políticos cuando tienen que preparar los presupuestos del estado.
Por eso en los últimos tiempos, pobrecitos ellos, han tenido que acudir a financiar (hasta en un 95%) estas operaciones a través del fondo de contingencia.
Podéis ver el artículo en el la web de El País:http://www.elpais.com/articulo/espana/Defensa/paga/misiones/paz/fondo/imprevistos/elpepuesp/20100612elpepinac_8/Tes#
Yo les entiendo, total no hay que ser muy lumbreras para darse cuenta de que no es previsible que suceda ninguna catástrofe en los próximos tiempos, así que mejor dar algún uso a ese dinero. Si es que menos mal que les tenemos a ellos!
bosque

Esperanza, espejito

Copiado del blog de escolar.

Brotes verdes en la Comunidad de Madrid. ¿Es la economía? No seas estúpido. Lo único que renace en una de las pocas autonomías donde en mayo no bajó el paro es el espionaje político en el PP.Florecen las denuncias de nuevas víctimas, nuevos espiados, tras el carpetazo con el que el gobierno madrileño cerró el caso en la Asamblea de Madrid (que no en los juzgados). Ayer, un periodista preguntó a Esperanza Aguirre si pensaba que el escándalo de los espías, versión dos punto cero, podría deteriorar su imagen pública. Su respuesta es sincera: “Creo que la imagen que los ciudadanos tienen de mí es que soy una persona que me puedo equivocar, como se equivoca todo el mundo, pero que soy trabajadora y honrada”.

Antes de indignarse, relea la frase. La palabra “imagen” es la clave y Esperanza tiene razón. A juzgar por las encuestas y los resultados electorales, la imagen que la mayoría de los madrileños tienen de ella sigue siendo buena, a pesar del deterioro de los servicios públicos y de los numerosos escándalos de corrupción que salpican su honrada gestión, desde los espías a la Gürtel pasando por Fundescam. ¿Su secreto? Lo dice la propia Aguirre: la imagen. La lideresa gestiona la única televisión pública denunciada por manipulación por sus propios trabajadores y también cuenta con el impagable apoyo de todos los grupos de comunicación de la derecha. ¿He dicho impagable? Sin duda no es el adjetivo adecuado: el apoyo no sale gratis. Esperanza se mira en el espejito, espejito, que para eso te he pagado, y su imagen, el reflejo que vemos en los medios, es “trabajadora y honrada”. Ya lo decía Telemadrid: espe-jo de lo que somos.
bosque

Creatividad

Si no conocéis www.ted.com (Ideas Worth Spreading) y os gusta darle vueltas a las cosas y escuchar otros puntos de vista, ya estáis tardando. Hay charlas de oradores cojonudos sobre una variedad increíble de temas. Es una maravilla de página.
Para abrir boca os recomiendo este vídeo sobre la relación sistema educativo y creatividad:


bosque

Nos tocará la ruleta de la derecha...?



Climate change odds much worse than thought

New analysis shows warming could be double previous estimates

David Chandler, MIT News Office
May 19, 2009

The most comprehensive modeling yet carried out on the likelihood of how much hotter the Earth's climate will get in this century shows that without rapid and massive action, the problem will be about twice as severe as previously estimated six years ago - and could be even worse than that.

The study uses the MIT Integrated Global Systems Model, a detailed computer simulation of global economic activity and climate processes that has been developed and refined by the Joint Program on the Science and Policy of Global Change since the early 1990s. The new research involved 400 runs of the model with each run using slight variations in input parameters, selected so that each run has about an equal probability of being correct based on present observations and knowledge. Other research groups have estimated the probabilities of various outcomes, based on variations in the physical response of the climate system itself. But the MIT model is the only one that interactively includes detailed treatment of possible changes in human activities as well - such as the degree of economic growth, with its associated energy use, in different countries.

Study co-author Ronald Prinn, the co-director of the Joint Program and director of MIT's Center for Global Change Science, says that, regarding global warming, it is important "to base our opinions and policies on the peer-reviewed science," he says. And in the peer-reviewed literature, the MIT model, unlike any other, looks in great detail at the effects of economic activity coupled with the effects of atmospheric, oceanic and biological systems. "In that sense, our work is unique," he says.

The new projections, published this month in the American Meteorological Society's Journal of Climate, indicate a median probability of surface warming of 5.2 degrees Celsius by 2100, with a 90% probability range of 3.5 to 7.4 degrees. This can be compared to a median projected increase in the 2003 study of just 2.4 degrees. The difference is caused by several factors rather than any single big change. Among these are improved economic modeling and newer economic data showing less chance of low emissions than had been projected in the earlier scenarios. Other changes include accounting for the past masking of underlying warming by the cooling induced by 20th century volcanoes, and for emissions of soot, which can add to the warming effect. In addition, measurements of deep ocean temperature rises, which enable estimates of how fast heat and carbon dioxide are removed from the atmosphere and transferred to the ocean depths, imply lower transfer rates than previously estimated.

Prinn says these and a variety of other changes based on new measurements and new analyses changed the odds on what could be expected in this century in the "no policy" scenarios - that is, where there are no policies in place that specifically induce reductions in greenhouse gas emissions. Overall, the changes "unfortunately largely summed up all in the same direction," he says. "Overall, they stacked up so they caused more projected global warming."

While the outcomes in the "no policy" projections now look much worse than before, there is less change from previous work in the projected outcomes if strong policies are put in place now to drastically curb greenhouse gas emissions. Without action, "there is significantly more risk than we previously estimated," Prinn says. "This increases the urgency for significant policy action."

To illustrate the range of probabilities revealed by the 400 simulations, Prinn and the team produced a "roulette wheel" that reflects the latest relative odds of various levels of temperature rise. The wheel provides a very graphic representation of just how serious the potential climate impacts are.

"There's no way the world can or should take these risks," Prinn says. And the odds indicated by this modeling may actually understate the problem, because the model does not fully incorporate other positive feedbacks that can occur, for example, if increased temperatures caused a large-scale melting of permafrost in arctic regions and subsequent release of large quantities of methane, a very potent greenhouse gas. Including that feedback "is just going to make it worse," Prinn says.

The lead author of the paper describing the new projections is Andrei Sokolov, research scientist in the Joint Program. Other authors, besides Sokolov and Prinn, include Peter H. Stone, Chris E. Forest, Sergey Paltsev, Adam Schlosser, Stephanie Dutkiewicz, John Reilly, Marcus Sarofim, Chien Wang and Henry D. Jacoby, all of the MIT Joint Program on the Science and Policy of Global Change, as well as Mort Webster of MIT's Engineering Systems Division and D. Kicklighter, B. Felzer and J. Melillo of the Marine Biological Laboratory at Woods Hole.

Prinn stresses that the computer models are built to match the known conditions, processes and past history of the relevant human and natural systems, and the researchers are therefore dependent on the accuracy of this current knowledge. Beyond this, "we do the research, and let the results fall where they may," he says. Since there are so many uncertainties, especially with regard to what human beings will choose to do and how large the climate response will be, "we don't pretend we can do it accurately. Instead, we do these 400 runs and look at the spread of the odds."

Because vehicles last for years, and buildings and powerplants last for decades, it is essential to start making major changes through adoption of significant national and international policies as soon as possible, Prinn says. "The least-cost option to lower the risk is to start now and steadily transform the global energy system over the coming decades to low or zero greenhouse gas-emitting technologies."

This work was supported in part by grants from the Office of Science of the U.S. Dept. of Energy, and by the industrial and foundation sponsors of the MIT Joint Program on the Science and Policy of Global Change.

bosque

Blandito para mi culito

American taste for soft toilet roll 'worse than driving Hummers'

Extra-soft, quilted and multi-ply toilet roll made from virgin forest causes more damage than gas-guzzlers, fast food or McMansions, say campaigners

A toilet roll in a public toilet

The tenderness of the delicate American buttock is causing more environmental devastation than the country's love of gas-guzzling cars, fast food or McMansions, according to green campaigners. At fault, they say, is the US public's insistence on extra-soft, quilted and multi-ply products when they use the bathroom.

"This is a product that we use for less than three seconds and the ecological consequences of manufacturing it from trees is enormous," said Allen Hershkowitz, a senior scientist at the Natural Resources Defence Council.

"Future generations are going to look at the way we make toilet paper as one of the greatest excesses of our age. Making toilet paper from virgin wood is a lot worse than driving Hummers in terms of global warming pollution." Making toilet paper has a significant impact because of chemicals used in pulp manufacture and cutting down forests.

A campaign by Greenpeace seeks to raise consciousness among Americans about the environmental costs of their toilet habits and counter an aggressive new push by the paper industry giants to market so-called luxury brands.

More than 98% of the toilet roll sold in America comes from virgin forests, said Hershkowitz. In Europe and Latin America, up to 40% of toilet paper comes from recycled products. Greenpeace this week launched a cut-out-and-keep ecological ranking of toilet paper products.

"We have this myth in the US that recycled is just so low quality, it's like cardboard and is impossible to use," said Lindsey Allen, the forestry campaigner of Greenpeace.

The campaigning group says it produced the guide to counter an aggressive marketing push by the big paper product makers in which celebrities talk about the comforts of luxury brands of toilet paper and tissue.

Those brands, which put quilting and pockets of air between several layers of paper, are especially damaging to the environment.

Paper manufacturers such as Kimberly-Clark have identified luxury brands such as three-ply tissues or tissues infused with hand lotion as the fastest-growing market share in a highly competitive industry. Its latest television advertisements show a woman caressing tissue infused with hand lotion.

The New York Times reported a 40% in sales of luxury brands of toilet paper in 2008. Paper companies are anxious to keep those percentages up, even as the recession bites. And Reuters reported that Kimberly-Clark spent $25m in its third quarter on advertising to persuade Americans against trusting their bottoms to cheaper brands.

But Kimberly-Clark, which touts its green credentials on its website, rejects the idea that it is pushing destructive products on an unwitting American public.

Dave Dixon, a company spokesman, said toilet paper and tissue from recycled fibre had been on the market for years. If Americans wanted to buy them, they could.

"For bath tissue Americans in particular like the softness and strength that virgin fibres provides," Dixon said. "It's the quality and softness the consumers in America have come to expect."

Longer fibres in virgin wood are easier to lay out and fluff up for a softer tissue. Dixon said the company used products from sustainbly farmed forests in Canada.

Americans already consume vastly more paper than any other country — about three times more per person than the average European, and 100 times more than the average person in China.

Barely a third of the paper products sold in America are from recycled sources — most of it comes from virgin forests.

"I really do think it is overwhelmingly an American phenomenom," said Hershkowitz. "People just don't understand that softness equals ecological destruction."


(Guardian.co.uk)
bosque

Paloma

"Ansio las estrellas
mas abocada estoy
a la pecera"

Es el título de uno de los primeros capítulos de "La elegancia del erizo".

"Aparentemente, de vez en cuando los adultos se toman el tiempo de sentarse a contemplar el desastre de sus vidas. Entonces se lamentan sin comprender y, como moscas que chocan una y otra vez contra el mismo cristal, se inquietan, sufren, se consumen, se afligen y se interrogan sobre el engranaje que los ha conducido allí donde no querían ir. Los más inteligentes llegan incluso a hacer de ello una religión: ¡ah, la despreciable vacuidad de la existencia burguesa! Hay cínicos de esa índole que comparten mesa con papá: << ¿Qué ha sido de nuestros sueños de juventud?>> preguntan con aire desencantado y satisfecho. <<Se han desvanecido, y cuán perra es la vida...>> Odio esta falsa lucidez de la edad madura. La verdad es que son como todos los demás: chiquillos que no entienden qué les ha ocurrido y que van de duros cuando en realidad tienen ganas de llorar.
Sin embargo, es fácil de comprender. El problema está en que los hijos se creen lo que dicen los adultos y, una vez adultos a su vez, se vengan engañando a sus propios hijos. <<La vida tiene un sentido que los adultos conocen>> es la mentira universal que todos creen por obligación. Cuando, una vez adulto, uno comprende que no es cierto, ya es demasiado tarde. El misterio permanece intacto, pero hace tiempo que se ha malgastado en actividades estúpidas toda la energía disponible. Ya no le queda a uno más que anestesiarse como puede tratando de enmascarar el hecho de que no le encuentra ningún sentido a la vida, y engaña a sus propios hijos para intentar convencerse mejor a sí mismo.
De entre las personas que frecuenta mi familia, todas han seguido el mismo camino: una juventud dedicada a tratar de rentabilidar la propia inteligencia, a exprimir como un limón el filón de los estudios y a asegurare una posición de élite; y luego toda una vida dedicada a preguntarse con estupefacción por qué tales esperanzas han dado como fruto una existencia tan vana. La gente cree ansiar y perseguir estrellas, pero termina como peces de colores en una pecera. Me pregunto si no sería más sencillo enseñarles a los niños desde el principio que la vida es absurda. Ello le robaría algunos buenos momentos a la infancia, pero permitiría que el adulto ganara un tiempo considerable (por no hablar de que uno se ahorraría al menos un trauma, el de la pecera).
En lo que a mí respecta, tengo doce años, vivo en la calle Grenelle, número 7, en un piso de ricos. Mis padres son ricos, mi familia es rica y por consiguiente mi hermana y yo somos virtualmente ricas. Papá es diputado, después de haber sido ministro, y sin duda llegará a ser presidente de la Asamblea Nacional y se pimplará la bodega entera del palacete de Lassay, sede de dicha Asamblea. Mamá... Pues bien, mamá no es lo que se dice una lumbrera pero tiene cierta cultura. Es doctora en letras. Escribe sus invitaciones para cenar sin faltas de ortografía y se pasa el tiempo dándonos la tabarra con referencias literarias (<<Colombe, no te pongas en plan Guermantes>>, <<Tesoro, eres una verdadera Sanseverina>>).
Pese a ello, pese a toda esta suerte y toda esta riqueza, hace mucho tiempo que sé que el destino final es la pecera. ¿Que cómo lo sé? Pues porque da la casualidad de que soy muy inteligente. Excepcionalmente inteligente, incluso. No tengo más que compararme con los demás niños de mi edad para ver que nos separa un abismo. Como no me apetece mucho llamar la atención, y en una familia en la que la inteligencia se considera un valor supremo a una niña superdotada no la dejarían nunca en paz, en el colegio trato de hacer menos de lo que podría hacer, pero aun así siempre soy la primera en todo. Hay quien podría pensar que resulta fácil hacerse pasar por alguien con una inteligencia normal cuando, como yo, a los doce años se tiene el nivel de una universitaria de una facultad de dificultad superior. Pero ¡no, en absoluto! Hay que esforzarse mucho por parecer más tonto de lo que se es. Aunque, en cierta manera, ese empeño no salva de morir de aburrimiento: todo el tiempo que no tengo que pasar aprendiendo y comprendiendo, lo empleo en utilizar el estilo, las respuestas, las formas de proceder, las preocupaciones y los pequeños errores de los buenos alumnos normales y corrientes. Leo todo lo que escribe Constance Boret, la segunda de la clase, en mates, lengua e historia, y así me entero de lo que tengo que hacer: en lengua, una serie de palabras coherentes y correctamente ortografiadas; en mates, la reproducción mecánica de operaciones desprovistas de sentido; y en historia, una sucesión de hechos ligados entre sí por conectores lógicos. Pero incluso si me comparo con los adultos, soy mucho más lista que la mayoría de ellos. Así son las cosas. No me siento especialmente orgullosa porque tampoco es que el mérito sea mío. Pero lo que está claro es que yo no pienso terminar en la pecera. He reflexionado mucho antes de tomar esta decisión. Incluso para una persona tan inteligente como yo, con tanta facilidad para los estudios, tan diferente de los demás y tan superior a la mayoría de la gente, mi vida ya está toda trazada, lo cual es tristísimo: nadie parece haber caído en la cuenta de que si la existencia es absurda, lograr en ella un éxito brillante no tiene más valor que fracasar por completo. Simplemente es más cómodo. O ni siquiera: creo que la lucidez hace amargo el éxito, mientras que la mediocridad alberga siempre alguna esperanza.
He tomado pues una decisión. Pronto dejaré atrás la infancia y, pese a mi certeza de que la vida es una farsa, no creo que pueda resistir hasta el final. En el fondo, estamos programados para creer en lo que no existe, porque somos seres vivos que no quieren sufrir. Por ello empleamos todas nuestras energías en convencernos de que hay cosas que valen la pena y que por ellas la vida tiene sentido. Por muy inteligente que yo sea, no sé cuánto tiempo aún podré luchar contra esta tendencia biológica. Cuando entre en el mundo de los adultos, ¿seré todavía capaz de hacer frente al sentimiento de lo absurdo? No lo creo. Por eso he tomado una decisión: al final de este curso, el día en que cumpla 13 años, el próximo 16 de junio, me suicidaré. Pero cuidado, no pienso hacerlo a bombo y platillo como si fuera un acto de valentía y un desafío. De hecho, más me vale que nadie sospeche nada. Los adultos tienen con la muerte una relación rayana en la histeria, el hecho adopta proporciones enormes, se comportan como si fuera algo importantísimo cuando en realidad es el acontecimiento más banal del mundo. Por otra parte, lo que a mí me importa no es el hecho del suicidio en sí, sino el cómo. Mi vertiente japonesa se inclina evidentemente por el seppuku. Cuando digo mi vertiente japonesa me refiero a mi amor por el Japón. Estoy en octavo y, como es obvio, he elegido el japonés como segunda lengua. El profe de japonés tampoco es que sea muy bueno, se come las palabras cuando no habla su idioma y se pasa el tiempo rascándose la coronilla con aire perplejo, pero el libro de texto no está mal y, desde que empezó el curso, he progresado mucho. Tengo la esperanza de que, de aquí a pocos meses, podré leer mis cómics manga preferidos en su edición original. Mamá no entiende que una <<niña tan lista como tú>> pueda leer manga. Ni siquiera me he tomado la molestia de explicarle que <<manga>> en japonés quiere decir simplemente <<tebeo>>. Ella cree que me atiborro de subcultura, y yo no hago nada por sacarla de su error. Dentro de unos meses quizá pueda leer a Taniguchi en japonés. Pero esto nos lleva de nuevo a nuestra cuestión de antes: eso tendría que conseguirlo antes del 16 de junio porque ese día me suicido. Pero nada de seppuku. Sería un gesto cargado de sentido y de belleza pero... da la casualidad de que... no tengo ninguna gana de sufrir. Más aún, detestaría sufrir; encuentro que cuando uno toma la decisión de morir, justamente porque considera que es algo lógico, tiene que hacerlo con tiento. Morir ha de ser un paso delicado, un deslizarse suavemente hacia el descanso. ¡Hay gente que se suicida tirándose por la ventada de un cuarto piso, bebiéndose un vaso de lejía o incluso ahorcándose! ¡Es aberrante! Lo encuentro incluso obsceno. ¿De qué sirve morir si no es para no sufrir? Yo, en cambio, he previsto bien mi salida de este mundo: desde hace un año, todos los meses le cojo a mamá un somnífero de la caja que guarda en su mesilla de noche. Se toma tantos que, de todas maneras, no se daría ni cuenta si le cogiera uno cada día, pero he decidido ser muy prudente. No hay que dejar ningún cabo suelto cuando se toma una decisión que es harto improbable que nadie comprenda. Uno no imagina la rapidez con que la gente obstaculiza los proyectos a los que más apego se tiene, en nombre de tonterías del estilo de <<el sentido de la vida>> o <<el amor a los hombres>>. Ah, y también: <<el carácter sagrado de la infancia>>.
(...)

Mi haikú preferido es de Basho.
En esas chozas
comen los pescadores
¡gambas y grillos!
(...)"
bosque

2007_2008

Bueno bueno, pues he empezado a escribir un post-resumen sobre el año, llorando un poco sobre mis penas y malos tragos, pero que le den por el culo! Ya se ha terminado y toca pasar página.
Como novedades, este lunes presenté el proyecto final de carrera (ya tengo el título!), el martes hice la entrevista de trabajo y hace un rato me han llamado desde recursos humanos. La semana que viene tengo que entregar la documentación y tal, y cuando vuelva de mis vacaciones tengo cinco días para descansar antes de pasarme a firmar el contrato y ponerme a currar.
El puesto es el que yo quería, y las oficinas están que te cagas! Ciudad del transporte, 10 minutos desde mi casa por autovía y unas vistas cojonudas desde la oficina al Perdón y la sierra de Aláiz. Creo que durante el año se sale de currar a las 17.30 (tienen comedor allí)  y durante el verano hay horario intensivo y se sale a las 15.00. Por lo demás, las condiciones están bastante bien, no me puedo quejar, jeje.
Y nada, ahora a preparar el viaje, que de las cinco semanas sólo tenemos organizada una y media (ups).